Para qué sirve la musicoterapia, con David Buedo

Una entrevista con un especialista en musicoterapia

La musicoterapia es una práctica que está siendo cada vez más practicada en el mundo entero. Y es lógico: la música estimula. Por esto mismo, le hicimos una entrevista al psicólogo y musicoterapéuta David Buedo, quien te contará todo lo que necesitas saber sobre esta disciplina.

La musicoterapia es una disciplina cada vez más requerida. Entonces, ¿qué mejor que conocerla en profundidad a través de un especialista en la materia?

Para ello, entrevistamos a David Buedo Salas. Él es psicólogo y musicoterapeuta y está especializado en los campos de la diversidad funcional (autismo, síndrome de Down, parálisis cerebral, discapacidad funcional, etc.). Nadie más adecuado que este joven entusiasta en la materia para que te abra un mundo que seguramente querrás seguir descubriendo en profundidad.

Qué es y cómo se usa la musicoterapia

-¿Cómo definirías a la musicoterapia?

-Una de las definiciones más completas y extendidas de musicoterapia es la siguiente, hecha por la Federación Mundial de Musicoterapia en 1996: “La musicoterapia es la utilización de la música y/o de sus elementos musicales (sonido, ritmo, melodía y armonía) por un musicoterapeuta cualificado, con un paciente o grupo, en el proceso diseñado para facilitar y promover comunicación, relación, aprendizaje, movilización, expresión, organización y otros objetivos terapéuticos relevantes, con el fin de lograr cambios y satisfacer necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas”.

Hay muchas otras definiciones hechas desde distintos modelos de intervención, autores y asociaciones. Pero todas tienen en común los siguientes elementos:

  • La musicoterapia utiliza la música en todas sus variantes como medio de comunicación principal terapeuta-beneficiari@.
  • Puede aplicarse a nivel individual o grupal, a niños, adultos o ancianos, y tanto a personas sanas como con algún problema de salud.
  • Es una terapia holística que abarca a la persona en todos sus aspectos y mediante la cual se puede trabajar una gran variedad de objetivos terapéuticos.
  • Es un proceso (es decir, se extiende en el tiempo).
  • Ha de ser llevada a cabo por un musicoterapeuta cualificado (no cualquier profesional de la salud que sepa música puede ejercer la musicoterapia, pues estaría incurriendo en un acto de mala praxis e intrusismo profesional, además de una gran irresponsabilidad para con el paciente).

-¿Cómo es que empezaste en este mundo y cuáles son tus especialidades dentro de la musicoterapia?

-Muchas cosas importantes empiezan por casualidad, y así fue como empecé yo en el mundo de la musicoterapia. Yo estudié psicología pero mi gran pasión siempre fue la música y al acabar la carrera no sabía muy bien qué quería hacer con mi vida. Estuve viviendo un tiempo en el el extranjero y al volver a Valencia, España, en un momento complicado en mi vida y en plena crisis económica, vi el cartel de un máster en musicoterapia. Me dije “¿por qué no probar?”. Lo empecé no sin cierto escepticismo, pero poco a poco me fui enamorando de la musicoterapia y descubrí que era mi vocación, pues unía música y psicología.

En cuanto a mis áreas de especialización, estoy especializado en diversidad funcional (parálisis cerebral, síndrome de Down, discapacidad intelectual y sobre todo autismo y ásperger o trastornos del espectro autista). Pero he trabajado y trabajo en otras muchas áreas: desarrollo o crecimiento personal, demencia, ictus, enfermedad mental...

-¿Qué tipo de problemas pueden tratarse mediante ella?

-Aunque pueda parecer exagerado, casi todos los problemas de salud pueden tratarse con la musicoterapia puesto que es una terapia holística, es decir, que concibe y abarca a la persona como una totalidad cuerpo-mente-emociones. Esto quiere decir que con musicoterapia se pueden mejorar aspectos físicos, psico-cognitivos, sociales, comunicativos, emocionales y hasta espirituales.

Además, y con respecto al resto de terapias, aporta un enfoque único más centrado en lo emocional, lo lúdico-creativo y en las habilidades y potencialidades de la persona por encima de sus carencias. Esto es muy importante en esta sociedad, excesivamente medicalizada y más centrada en acallar los síntomas de la enfermedad que en atajar su raíz emocional o prevenirla mediante una promoción de la salud.

Aparte de eso, hay que tener en cuenta que en musicoterapia se utiliza un enfoque centrado en la persona, por lo que las técnicas utilizadas, así como los instrumentos musicales y la propia música serán elegidos cuidadosamente en función de los gustos, preferencias, necesidades, dificultades y habilidades de cada paciente (o beneficiario, como yo prefiero llamarlo).

Casos de tratamiento con musicoterapia

-¿Quieres contarnos a grandes rasgos algunos casos que hayas tratado o estés tratando con buenos resultados?

-Trabajo mucho con personas que tienen autismo que debido a este trastorno tienen un comportamiento restringido y repetitivo así como muchas dificultades en la interacción social y en la comunicación (muchos de ellos apenas hablan o no lo hacen en absoluto).

Desde la musicoterapia se intenta potenciar la interacción de estas personas y dotarlas de nuevas recursos comunicativos, tanto verbales (a través de la palabra hablada) como no verbales (a través del canto, los instrumentos y el cuerpo). Tocar música y cantar juntos es un medio excelente para conseguir esto, pues implica las mismas habilidades (capacidad de escucha, toma de turnos, etc.) que la interacción y la comunicación social.

Es muy fácil ver cómo con el transcurso de las sesiones estas personas van adquiriendo una comunicación más frecuente, duradera, rica y variada durante las sesiones de musicoterapia. Voy a poner algunos ejemplos.

  • La demanda de la madre de un adulto con multiscapacidad (autismo y síndrome de Down) era que su hijo fuera más comunicativo (pues tenía poco lenguaje verbal y apenas pedía las cosas). En pocas peticiones empezó a hacer peticiones de tres palabras (como “quiero tocar guitarra”) y comenzó a mostrase más proactivo y comunicativo en su casa.
  • En el trabajo con un niño con autismo que tiene muy poco lenguaje verbal y que a veces tiene rabietas durante este curso hemos conseguido que sea capaz de decir “quiero descansar” de forma que cuando se pone nervioso, tiene un recurso que le permite autorregularse comunicando a un adulto que necesita descansar para no llegar a la explosión de gritos y lloros.
  • Una niña que al principio usaba los instrumentos de forma no musical (como si fueran juguetes) con el transcurso de las sesiones fue aprendiendo a tocarlos, pero de forma estereotipada (de manera muy simple y repetitiva). Hoy en día, tras meses de intervención, comparte improvisaciones de piano largas e increíblemente ricas a nivel musical con el terapeuta.

En todos estos casos, lo más importante es que los objetivos se han logrado mientras los beneficiarios estaban pasándoselo genial y dando rienda suelta a su creatividad tocando instrumentos, bailando y cantando. La música es un gran motivador y llega a lo más profundo de la persona (entienda o no el lenguaje verbal) y de ahí la eficacia de la musicoterapia en el trabajo con personas con problemas de comunicación como el autismo.

Pero la musicoterapia también puede mejorar la calidad de vida de personas que, sin tener ningún problema de salud importante, quieren embarcarse en un proceso de desarrollo o crecimiento personal que les permita conocerse mejor, estar más en contacto con sus emociones y vivir de forma más plena.

En un par de ocasiones he podido ver cómo personas adultas, en menos de tres sesiones, han podido dar clausura a procesos de duelo por la pérdida de seres queridos que tenían pendientes, lo cual resultó increíblemente catártico y liberador para ellas. Hay aspectos de la persona a los que es muy difícil llegar mediante la psicoterapia verbal pero que se alcanzan rápida y fácilmente mediante la musicoterapia, puesto que la música va directa a las emociones.

-¿Con qué otras terapias y/o prácticas se puede complementar para obtener mejores réditos aún?

-La musicoterapia puede ser la terapia principal o la única que recibe una persona pero la mayor parte de las veces se complementa con otras terapias como medicina, psiquiatría, psicología, terapia ocupacional, fisioterapia... Cada persona acudirá a unas terapias u otras en función de sus necesidades.

Por ejemplo, si lo que se persigue es potenciar la comunicación oral de una persona lo ideal sería trabajar a través de musicoterapia y logopedia. Si se quiere estimular la movilidad, el complemento ideal a la musicoterapia sería el de un fisioterapeuta. Si los problemas tienen su causa en una enfermedad mental también estarán trabajando con la persona psicólogo y psiquiatra.

Lo más importante es que los profesionales estén bien coordinados y trabajando, cada uno desde su área, los mismos objetivos, de forma que las distintas terapias se refuercen mutuamente y su eficacia sea mayor, repercutiendo esto en la mejoría de la persona beneficiaria.

-Por último, puedes añadir lo que consideres necesario.

-Hay mucha información de dudosa calidad sobre la musicoterapia en internet, lo que hace que abunden ideas falsas y prejuicios sobre la misma. La musicoterapia no tiene connotaciones esotéricas, no es una simple actividad lúdica para niños y por supuesto no consiste en escuchar canciones o sonidos con efectos instantáneos y universales para todo el mundo.

La musicoterapia es una disciplina de la salud y la educación llevada a cabo por profesionales cualificados mediante intervenciones metodológicas y adaptadas a las necesidades y potencialidades (y por supuesto, a los gustos e historia sonoro-musical) de cada persona.

Todos los profesionales de la salud, y muy especialmente los musicoterapeutas, tenemos la responsabilidad y el deber de divulgar lo que realmente es la musicoterapia para que la gente pueda tener acceso a una información de calidad y así poder acceder a los mejores servicios terapéuticos. Por lo tanto quiero agradeceros sinceramente vuestro interés en la musicoterapia y la labor de divulgación que estáis haciendo desde Innatia.

David Buedo

Algunos usos y aplicaciones de la musicoterapia que quizás quieras conocer

Como David te lo ha contado recién en la entrevista, la musicoterapia puede tener una incidencia favorable en la vida diaria de cualquier persona. Sólo es cuestión de probarla. Conoce algunas de las cuestiones que puedes mejorar de tu cotidianeidad gracias a ella.

  • Para la ansiedad. Es ideal para aquellas personas que tienen cuadros repentinos de ansiedad. La música ayuda a la relajación.
  • Para el estrés. Despejarte mediante musicoterapia para alejar el estrés es una excelente idea. Relájate y disfruta.
  • Para el insomnio. No debe haber nada más molesto y desagradable que no poder dormir. Pero con algunos ejercicios de musicoterapia puedes revertir ese problema.

¿Crees que funciona la musicoterapia?

Si

7/0

No

No lo sé

¿Para qué la usarías?

No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Para qué sirve la musicoterapia, con David Buedo"

Comenta en Google+