La dieta de los hunza: ¿mito o realidad?

Una dieta sin procesados, orgánica y con muchos nutrientes positivos

Algunas fuentes cuestionan la dieta de los Hunza como poco real. Pero el método alimenticio y las costumbres que lleva este pueblo montañés de Asia parece ser cualquier cosa, menos cuestionable. ¡Conoce las saludables costumbres de este poblado!

El valle de Hunza, formado por hermosas montañas y un río del mismo nombre está ubicado en Pakistán y es el hogar de un pueblo algo particular. Se denominana Hunzakuts o simplemente Hunza y su alimentación y estilo de vida llaman la atención de especialistas desde hace varios años, ya que podría ser "la fuente de eterna juventud".

Ya en 1920 el Dr. Sir Robert McCarrison comenzó a visitar este pueblo, pasó varios días mirándolos y siguiendo de cerca su estilo de vida relajado, con largas caminatas y una dieta vegetariana. Este doctor notó durante ese tiempo que los Hunza casi no se enfermaban, y si lo hacían no era de gran gravedad y lo sanaban con yuyos y remedios naturales.

Hay varios factores que hacen que estas personas gocen de una vida más saludable que cualquiera en las grandes ciudades, empezando por un entorno natural, sin contaminación ni productos industrializados.

Además se dice que son emocionalmente estables y que la comunidad entera es muy educada y relajada, teniendo las tasas más altas de alfabetización en la zona. La necesidad de buscar agua y alimentos los obliga a caminar largos trechos diarios, propiciando la actividad física hasta edad avanzada, son escaladores y cargan gran peso sin ningún problema debido a su excelente estado físico.

Su dieta es, sin duda, la base que hace a este pueblo tan saludable, evitando los productos procesados y cultivando su propia comida aprovechan lo que pueden tener y en la época del año que crece. Son metódicos y organizados, esto se denota en su forma de distribuir y conservar los alimentos, ya que no disponen de los mismos productos de la tierra durante todo el año, no conocen los transgénicos ni químicos, todo lo que consumen es orgánico.

Consumen cereales integrales que conservan en granos, cultivan mijo, trigo candeal y sarraceno y muelen justo antes de consumirlos, lo que conserva sus propiedades, también abundan las legumbres y las frutas.

Para la primavera, las reservas suelen escasear lo que modifica su dieta totalmente: incorporan brotes, plantas jóvenes de los cultivos y hierbas del valle. Prácticamente no comen carne (y, si lo hacen, es magra) y realizan su propio queso de cabra, gracias a la cría de este animal.

Hunza

Algunos medios han cuestionado la realidad de esta dieta, invocando cuestiones poco comprobables como una unidad del tiempo diferente que usarían, o hasta incluso que muchas de las imágenes que hay de dicho pueblo pertenencen a actores. Cierto o no, todos los hábitos que lleva este pueblo montañés parecen más que indicados para tener una vida plena y longeva.

¿Qué hábito de los hunza te ha gustado?

Gráfico de la encuesta: ¿Qué hábito de los hunza te ha gustado?

Que no comen conservantes ni procesados

47/6

Que llevan una dieta orgánica

48/1

Que son educados y respetuosos

40/1

Que comen según los ciclos naturales

42/4

Que no comen casi carne

39/6

Otros

13/4

¿Qué tipo de dieta llevas?

3 Comentarios en "La dieta de los hunza: ¿mito o realidad?"

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia
¡Cargando los comentarios!

erwin velez ...

como vegeteles,frutas,pollo pescado y mariscos, ntomo refrescos comerciales

0

1 de oct, 2014 - 15:13:02

PILAR ...

vegetariana

0

3 de oct, 2014 - 11:51:58

Javier ...

Intento ganar peso porque he perdido mucho sin justificación tras muchos análisis y consultas médicas por lo que estoy en tratamiento con enzimas pancreaticos inyecciones de vitamina B12 y comiendo mucho aunque hago las digestiones un poco lentas y mal

0

5 de jul, 2016 - 10:06:42

Escribe tu comentario en "La dieta de los hunza: ¿mito o realidad?"

Comenta en Google+