Hacia una alimentación más consciente y ecológica, con Mónica Fernández

La producción de los alimentos, algo crucial

¿Te gustaría leer lo que tiene para decir Mónica Fernández sobre alimentación consciente y ecológica? Pues entonces no te pierdas esta nota, donde cuestiona la producción de los alimentos procesados y mucho más.

Mónica Fernández, responsable del Blog Disidente, es una auténtica defensora de los productos alimenticios lo más cercanos a su condición natural posible. Crítica de la industria y de lo que los alimentos procesados generan, defensora de lo orgánico y de la agricultura sostenible. Contar con sus palabras es un verdadero placer y bien vale la pena leer esta entrevista para conocer un poco más acerca de todas estas cuestiones.

Industria alimenticia vs. agricultura regenerativa

-Un simple vistazo a tu blog basta para darse cuenta que no comulgas mucho con la industria alimentica. ¿Cómo fue que comenzaste

-Blog Disidente nació como un proyecto sin más ambición que poder compartir con familiares y amigos hispano parlantes información que considero importante y que solo podía encontrar en inglés.

Por motivos profesionales trabajé unos años en Estados Unidos y allí encontré a la Fundación Weston A. Price (www.westonaprice.org) y a Joel Salatin (www.polyface.com), mis dos grandes influencias en cuanto a nutrición, salud y agricultura. Como en muchos otros casos, llegué a encontrar estos recursos en una búsqueda de soluciones a mis propios problemas de salud, fuera de la industria médica y farmacéutica.

Yo siempre había confiado en la medicina convencional y jamás me había planteado que los alimentos procesados pudieran ser causa de enfermedades, y fue gracias a la posibilidad de entender inglés que pude comprender la importancia de la alimentación tradicional, basada en productos altamente nutritivos y en un estado lo más natural posible, para la salud humana.

Al intentar compartir estos conocimientos con mi gente cercana me di cuenta de que no bastaba con hablar de ello, tenían que poder acceder a la información directamente de las fuentes. Así es como se me ocurrió empezar a traducir las entrevistas que habían cambiado mi vida al español.

-El término "agricultura regenerativa" está bastante presente también. Cuéntanos un poco más acerca de este concepto.

-La Agricultura Regenerativa es un conjunto de herramientas (Manejo Holístico, Biofertilidad, diseño en Línea Clave, granjas Polyface, Pasture Cropping, y más) que Darren Doherty, un permacultor australiano, aglutinó bajo un mismo nombre con el objetivo de hacerlas llegar a los profesionales del sector agroganadero, que normalmente se han involucrado menos en movimientos alternativos como la Permacultura.

Hace unos años Darren impartió una serie de cursos en Iberia, durante los cuales conoció a Ana Digón, que junto con otras personas fundó la organización Agricultura Regenerativa Ibérica (ARI, www.agriculturaregenerativa.es). El objetivo de ARI es impartir formaciones de la mano de expertos a nivel internacional (Darren Doherty, Joel Salatin, Jairo Restrepo, Nacho Simón, y muchos otros), transferir ese conocimiento a agentes de cambio locales que a su vez sigan formando a otros, y crear una comunidad de apoyo a los productores que proporcione el respaldo necesario para realizar los cambios que necesitamos ver en la manera en la que producimos y distribuimos nuestros alimentos.

La Agricultura Regenerativa se fundamenta en restaurar la salud del suelo, que es la base de la salud de plantas, animales y personas. Las técnicas agrícolas utilizadas desde la revolución verde han aumentado la producción pero a costa de una gran disminución en la presencia de minerales y microorganismos en el suelo.

Estos últimos son absolutamente imprescindibles ya que son ellos los que ponen a disposición de las plantas la diversidad de minerales que necesitan para desarrollarse en plenitud y con sistemas inmunitarios capaces de defenderse de las plagas. Es en la disminución del contenido mineral de los alimentos donde podemos encontrar el origen de muchas de las llamadas "enfermedades de la civilización" como la diabetes, el cáncer, o las enfermedades cardiovasculares.

Además, la agricultura convencional depende por completo de sustancias químicas (fertilizantes, pesticidas, herbicidas), auténticos venenos que llegan a nuestros platos en cantidades no despreciables y contaminan nuestros acuiferos.

La belleza de la Agricultura Regenerativa y otras formas de producir alimentos como la Permacultura o la Agricultura Biodinámica es que trabajan imitando a la naturaleza, y se aprovechan de las sinergias entre los distintos seres para conseguir abundancia sin tóxicos y sin expoliar la fertilidad de la tierra como si se tratara de un recurso inagotable.

En un mundo de recursos naturales en continua disminución, la capa fértil del suelo es la gran olvidada, a pesar de que la transcendencia de su desaparición va más allá que la del petróleo u otras materias primas.

En Iberia tenemos la enorme suerte de contar con una red de personas altamente concienciadas y con muchas ganas de cambiar las cosas, teniendo además en cuenta la necesidad de desarrollar relaciones sanas entre las personas. Por ello la gestión grupal mediante técnicas de facilitación es una parte importante de este movimiento.

Beneficios de los alimentos orgánicos y fermentados

-¿Qué opinión tienes acerca de todo lo que se propone como orgánico?

-Creo que agricultura ecológica u orgánica es un paso importante hacia una mejora en la producción de alimentos. La mayoría de los pequeños productores ecológicos hacen una gran labor y custodian el legado de la tierra con cariño y con una gran responsabilidad. Son verdaderos héroes de nuestro tiempo.

Sin embargo, la industria utiliza también el sello ecológico ajustando sus prácticas a lo mínimo requerido por las certificadoras, y desgraciadamente en algunos países estas certificadoras se han convertido en mafias que cambian sellos por dinero. Por eso el énfasis del consumidor ha de estar en conocer en persona a los productores, y los productores deberían llevar políticas de puertas abiertas.

El consumidor debe estar en contacto con el productor de su alimento, y estar dispuesto a pagar un precio justo por el mismo. En las sociedades actuales gastamos dinero en muchas cosas prescindibles y sin embargo creemos que los alimentos deberían ser muy baratos. En mi humilde opinión esto es un error, ya que somos lo que comemos y la salud es el bien más preciado que tenemos.

-También me ha llamado la atención que defiendes los alimentos fermentados. ¿A qué se debe?

-En la sociedad actual existe una fobia a los microorganismos. Vivimos en el paradigma de Pasteur, considerando a los microorganismos como seres amenazantes que deberíamos eliminar a toda costa. Sin embargo, los microorganismos juegan un papel fundamental en nuestra salud. ¡De hecho tenemos diez veces más microorganismos que células en nuestro cuerpo!

Esterilizarnos equivaldía literalmente a matarnos. Por eso los alimentos fermentados juegan un papel importante en la salud humana, ya que inoculan nuestro aparato digestivo con bacterias beneficiosas. Esto se traduce en una mayor capacidad para digerir nuestros alimentos y para defendernos de las muchas sustancias tóxicas presentes en nuestra vida cotidiana.

Además la fermentación sirve para neutralizar sustancias presentes en todos los cereales y las legumbres, que inhiben la actuación de las enzimas y bloquean la absorción de minerales. Todas las culturas tradicionales fermentaban alimentos como método de conservación y para pre-digerir muchos de sus alimentos. Los alimentos fermentados incluyen algunos de los alimentos más comunes en nuestra dieta, como el pan (producido de forma tradicional), el vino, el yogur, las aceitunas, el queso, el salami, el chucrut, y muchísimos más.

Cómo debería ser una dieta sin alimentos procesados

-¿Cómo es tu dieta habitual? ¿Cuáles son tus alimentos que nunca faltan y aquellos a los cuáles huyes despavorida?

-Desgraciadamente llevo una vida menos ordenada de lo que me gustaría, así que ahora mismo no llevo una dieta ejemplo. Intento comer alimentos lo menos procesados posibles, consumir en ecológico siempre que puedo, y evitar todos los alimentos procesados.

Tengo la costumbre de mirar siempre las etiquetas, y si hay cualquier compuesto químico en un alimento, procuro no consumirlo. Huyo despavorida de los refrescos carbonatados, de los aceites vegetales refinados, de todo lo que lleve glutamato monosódico o edulcorantes artificiales, de la leche de soja, el azúcar refinado, y el gluten, que llevo años sin consumir.

Intento llevar una dieta variada, que incluye no solo vegetales sino también productos de origen animal como huevos o mantequilla. Estos alimentos han sido demonizados en las últimas décadas, pero formaron parte de la dieta humana durante milenios y aportan nutrientes esenciales para un correcto funcionamiento del organismo.

En invierno suelo suplementar mi dieta con aceite de hígado de bacalao, que aporta vitaminas A y D. Ah, y siempre que puedo utilizo sal marina sin refinar o sal del Himalaya, que está repleta de minerales.

Monica

-Por último, puedes añadir aquí lo que consideres necesario.

-Supongo que lo único que me gustaría añadir es que la humanidad se encuentra en un momento de gran trascendencia en lo que se refiere a nuestra supervivencia como especie. En el pasado muchas civilizaciones desaparecieron tras agotar la fertilidad de sus suelos.

Recordemos que la cuenca del Tigris y Eúfrates era tan fértil que allí fue donde comenzamos nuestro camino como agricultores en lugar de cazadores-recolectores. Hoy en día esa región del mundo es un desierto, y lo mismo está ocurriendo en grandes extensiones del planeta.

Quizás parezca un mensaje catastrofista, pero en realidad tenemos grandes noticias: Por primera vez en la historia tenemos a nuestra disposición el conocimiento y las herramientas necesarios para regenerar nuestra tierra, nuestra sociedad y nuestra economía. La Naturaleza produce en abundancia y si somos capaces de "bailar" con ella sin duda nos recompensará con creces.

Asi que afrontemos la realidad con optimismo y hagamos lo posible por contribuir a que el cambio se produzca lo antes posible. Todos podemos hacer algo positivo, hoy mismo. Muchas gracias por darme la oportunidad de compartir mi opinión con vuestros lectores, y os espero en www.blogdisidente.com ;-)

¿Crees en la certificación orgánica de algunos alimentos?

Gráfico de la encuesta: ¿Crees en la certificación orgánica de algunos alimentos?

Si, creo

5/3

Tengo mis dudas

6/2

No creo

1/6

¿Qué productos orgánicos consumes?

3 Comentarios en "Hacia una alimentación más consciente y ecológica, con Mónica Fernández"

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia
¡Cargando los comentarios!

peranchu ...

Todo lo k puedo, tengo un pequeño huerto familiar y procuro alimentarme de él. También tengo gallinas en libertad que ponen unos huevo delicatessen.

0

23 de feb, 2015 - 20:06:35

Vanina ...

Hola Mónica, me parece muy interesante tu propuesta.
Nosotros en casa tenemos una huerta cuya tierra es fertil a traves del compos, ese sistema funciona para regenerar el suelo?!
Otra cosas que me gustaría saber es como reemplazar las harinas blancas, ya que estoy buscando cambiar mi alimentación y ultimamente me caen mal. Haber que alternativas tengo desde la alimentación ayurvédica para tener una dieta variada y balanceada.
Muchas gracias por tu valioso aporte!!
Vanina

0

23 de mar, 2015 - 01:35:20

Escribe tu comentario en "Hacia una alimentación más consciente y ecológica, con Mónica Fernández"

Comenta en Google+