Cómo elegir y conservar las setas

Cómo guardar las setas

Ante todo, cuando vayas a escoger setas, debes inclinarte por aquellas que no sean venenosas. No te pongas en modo experimentación con ciertos hongos porque puedes terminar mal. Por eso mismo, si vas a recolectarlas, asegúrate de conocer las especies. Luego, a la hora de conservarlas, podrás adoptar múltiples variantes.

Lo mejor que puedes hacer si vas a ir al campo a recoger algunas setas, es conocer bien las especies de setas que vas a llevar a tu hogar. Por supuesto, si vas al mercado a comprarlas se supone que no te venderán hongos venenosos. Pero si has ido a buscarlas, sí puedes toparte con algunas que sean peligrosas.

Si prefieres ir a buscarlas al mercado -es decir, optar por lo seguro-, fíjate que se muestren bien limpias, que no estén marchitas, que los cabos no estén renegridos y que se vean íntegras y firmes. Aquellas que estén muy ennegrecidas, sin forma, con sus tallos feos o con manchas sospechosas, será mejor dejarlas de lado.

Para conservarlas no tendrás demasiados inconvenientes, simplemente, debes elegir la manera. Puedes tenerlas al natural, guardándolas en el refrigerador con una bolsa de plástico agujereada. También puedes desecarlas en rodajas. Conservadas en aceite (sobre todo las setas grandes y frescas) pueden ir de maravillas en vinagre y salmuera. Incluso puedes llegar a congelarlas, previo escaldado.

Como ves, las setas son una hortaliza versátil a la hora de su conservación. Aprende como preparar las setas y disfruta de ellas.


No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Cómo elegir y conservar las setas"

Comenta en Google+