La evolución del niño en el medio acuático

Crecimiento y aprendizaje en el agua

La evolución del niño en el medio acuático, desde temprana edad, le permite incorporar progresivamente, las habilidades básicas de la práctica de la natación, aprendizaje que adquirirá para toda la vida. Violeta Jaén Ameneiro, de MundoPeque explica cómo es el proceso de evolución del niño en el agua, desde los tres meses hasta los seis años.

La evolución del niño en el medio acuático Desde 3 a 5 meses

El bebé puede mantenerse sentado con la ayuda de sus manos. Él lleva todos los objetos a su boca y está muy atento a la entonación de la voz. Le gusta contacto piel contra piel. Todos sus sentidos están en alerta y sólo piden que los despierten, los soliciten. Sostenido verticalmente en el agua por sus padres, va a descubrir la superficie de agua y los juguetes de colores van a atraer su atención. Es necesario estar atento al momento que sale del agua, con el fin de evitar los enfriamientos. En el tapete, el niño va a pasar, tirarse y enrollarse, a tratar de subir también.

Desde los 12 a 18 meses

El bebé se mantiene sentado sin apoyo y pasa sucesivamente de enrollarse hacia el trepar, las cuatro patas, la posición vertical y el caminar. Empieza a comprender el significado de varias frases, asociando las palabras a los gustos. Empieza a descubrir su cuerpo. Se da cuenta del lugar en que están los objetos, el niño tiene una buena memoria visual. Le gusta jugar con la pelota, lanzarla, hacerla rodar. Antes de los 18 meses, el niño va a descubrir su primera inmersión (meterse debajo del agua) gracias a ciertas situaciones que van a habituarlo al contacto del agua sobre su rostro. Así la sumergida deberá ser completa, a fin que él bloquee su respiración, deberá asirse con dulzura bajo las axilas, y de preferencia mirándolo. Progresivamente el niño volverá a la superficie gracias a un movimiento de pedaleo.

De 18 meses a 3 años

Después de caminar, el niño va a corre, saltar, dar vueltas, y hacia los 18 meses, el sube la escalera, ayudado por sus padres.
Solamente entre 2 y 3 años, el niño sube y baja sólo, su equilibrio está mejor. A esa edad, el niño observa mucho el mundo que lo rodea y llega a ser muy posesivo, inventa, imagina, da vida a los objetos y se identifica con el adulto. Durante este período, el niño parece retroceder, a menudo se siente como una regresión. Los padres deben tener paciencia. En el curso de la sesión, el niño desarrolla su autonomía en el agua en posición vertical, él se desplaza algunos metros entre sus padres.
“Ayúdame a actuar solo, no hagas nada en mi lugar, pero no estés ausente”

Entre los 3 a los 5 años

En esta etapa el niño se socializa, acepta jugar con otros. El explora, efectúa acciones que tienen riesgos y empieza a tener una real autonomía en el agua: sin material. El niño conociendo mejor el espacio en el cual está, aprecia las distancias y descubre la horizontalidad (ponerse en forma horizontal), la posición dorsal, los movimientos con los brazos, y él controla su respiración.

De 5 a 6 años

Una vez recorrido este gran trayecto, el niño va a poder aprender a nadar con un monitor a través de cursos personalizados.
Los padres pueden considerar unas 10 sesiones para su hijo, cada sesión de natación, de 30 minutos y aprendizaje de la natación como la brazada, espalda y/o crawl, se adquiere para toda la vida. Entonces, no vacile en informarse ampliamente con los profesores que están a su entera disposición.

Algunos articulos relacionados que te pueden interesar

No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "La evolución del niño en el medio acuático"

Comenta en Google+

En Innatia nos gustaría saber como te ha servido este artículo.

¿Quieres compartir cómo te fue? Accede aquí... y ¡comparte tu experiencia!

http://www.innatia.com/s/c-estimulacion-temprana/a-evolucion-nino-en-el-agua.html