Vuelven las enseñanzas de Confucio

Los niños aprenden durante los fines de semana a reverenciar las ideas de Confucio.

Los niños chinos aprenden las ideas de Confucio, durante los fines de semana, en una pequeña escuela de Wuhan (China). En tan sólo un año ya se han inscrito en sus clases unos cien alumnos.

Los niños chinos aprenden las ideas de Confucio, durante los fines de semana, en una pequeña escuela de Wuhan (China). En tan sólo un año ya se han inscrito en sus clases unos cien alumnos.

Los niños chinos se visten con su kimono gris, debidamente aguerrido a la espalda, con una enorme tira de velcro. En la cabeza llevan un gorro negro cuadrado, que, en algunos casos, es tan grande que les llega a tapar los ojos.

Los infantes se juntan en una pequeña escuela, situada en un apartamento de una torre de la ciudad de Wuhan, en el centro de China, para aprender las enseñanzas del maestro Confucio. Los niños, con edades comprendidas entre los tres y seis años, van a recibir clases durante el fin de semana para familiarizarse con sus enseñanzas. En todas las habitaciones se pueden contemplar retratos del maestro oriental.

Los maestros les enseñan a juntar las manos e inclinar la cabeza ante su imagen, al inicio de cada lección. En algunas clases cantan y juegan, mientras que, en otras, se pueden ver letreros con complejos caracteres chinos para que repitan las frases del gran maestro que ensalzan las virtudes de la armonía, la humildad, el equilibrio y la cortesía.

Yu Fang, madre de una estudiante de tres años señala que "la cultura tradicional tiene muchas ventajas, cosas que no pueden aprenderse con la educación moderna". Esta madre admira la bondad y la autodisciplina impuesta a los más pequeños. En general, los padres admiran estas enseñanzas que no se basan en la ganancia material sino en el esfuerzo espiritual que el centro realiza, para crear "mentes más brillantes y mejores personas". El fundador de la escuela, Li Guang-bing, ya ha abierto otras siete escuelas en todo el país y su objetivo es abrir otras cien, tanto en China como en el resto del mundo.

El confucianismo y el comunismo no han congeniado jamás bien. En los años 60, Confucio fue vilipendiado. Mao y sus seguidores lo criticaron. Los comunistas se sentían amenazados por las ideas de Confucio y sus seguidores. Incluso hoy en día, las autoridades se mantienen vigilantes y siguen estrechando el cerco sobre este tipo de escuelas, aunque se nota una mayor elasticidad en la actualidad.


No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Vuelven las enseñanzas de Confucio"

Comenta en Google+