Salud familiar: cómo tratar las alergias más comunes, por Silvia Díaz

Entrevista a Silvia Díaz: Cómo se viven las alergias alimentarias dentro de la familia

Silvia Díaz, sin quererlo y sin pensarlo se ha convertido en una experta en alergia a las proteínas de la leche de vaca desde que le diagnosticaron esta enfermedad a su niño pequeño. A partir de allí se propuso compartir su visión, su experiencia de cómo se viven estas afecciones en la familia.

Los médicos pueden explicarte qué son las alergias alimentarias, cómo se desencadenan, cuáles son sus síntomas y cuáles son sus posibles tratamientos. Pero, la experiencia de convivir con estas enfermedades día a día es más difícil transmitir.

Por ello, nada mejor que entrevistar a Silvia Díaz, una mujer que día tras día vive la experiencia de ser mamá de un niño diagnosticado de alergia a las proteínas de la leche.

-Para comenzar, Cómo te has adentraste en el tema de alergias alimentarias, específicamente de alergias en las proteínas de la leche de la vaca?

-A raíz de que mi hijo fuera diagnosticado de APLV, comencé a buscar información ante la soledad tan grande con la que me encontré. Ni pediatras, ni enfermeras ni personal del hospital donde nos atendieron me dieron información suficiente como para empezar una nueva vida con mi hijo alérgico. Pero mi frustración fue mayor cuando ni siquiera en Internet encontré lo que buscaba.

Pasé muchos meses dando palos de ciego, aprendiendo de mis errores y averiguando, por mí misma, lo que le iba bien a mi niño y lo que no. Cuando tuve información suficiente decidí compartirla con otras familias que estuvieran pasando por lo mismo porque sentía que no era justo quedarme, para mí sola, con todo lo que sabía. Mucha gente lo pasa muy mal en los inicios de este diagnóstico y la información es clave así que decidí abrir un blog y contar mis experiencias y averiguaciones para ayudar a los demás.

Síntomas de la alergia a las proteínas de la leche de vaca

-¿Qué síntomas presentan generalmente los niños con alergia a las proteínas de la leche de la vaca?

-Los síntomas, como cualquier alergia alimentaria, pueden ser muy diversos: desde síntomas respiratorios (sibilancias, asma, bronquitis crónicas) hasta dermatológicos (sarpullido, ronchas, granitos…), gastrointestinales (vómitos, diarreas, heces con moco o sangre, inapetencia…) e incluso anafilaxia en los casos más graves.

La alergia a la leche de vaca es, por lo general, la primera alergia que se manifiesta en el niño siendo aun lactante. En la mayor parte de los casos ocurre cuando el bebé comienza a tomar leche de fórmula tras dejar el pecho aunque en otros casos pasa también con lactancia materna exclusiva o con bebés alimentados con fórmula desde el primer momento.

Diferencias entre alergia a la leche de vaca e intolerancia a la lactosa

-¿Qué diferencia existe entre la alergia a la proteína de la leche de vaca y la intolerancia a la lactosa?

-Son dos patologías que se confunden muy habitualmente y que sin embargo no tienen nada que ver.

La intolerancia a la lactosa tiene lugar a nivel metabólico. El organismo es incapaz de digerir el azúcar de la leche (lactosa) porque no tiene, o tiene deficitaria la enzima capaz de digerirla (lactasa). Esto genera al paciente problemas a nivel gastrointestinal por la mala absorción de este azúcar que al no ser bien descompuesto fermenta en el intestino provocando gases, diarrea, náuseas u otros problemas digestivos. Es importante saber que en la intolerancia no interviene el sistema inmunológico y que los síntomas suelen darse varias horas –incluso a veces días- después de la ingesta del alimento.

En cambio, en la alergia sí interviene el sistema inmunológico y los síntomas suelen ser de aparición rápida. El organismo entiende como una amenaza un alimento ingerido por el individuo (en este caso la leche de vaca) y para luchar contra esta amenaza libera histamina, provocando los síntomas típicos de alergia que he descrito anteriormente.

Alimentos con proteínas de leche de vaca que pueden producir alergia

-Además de la leche de vaca ¿qué otros productos es importante eliminar de la dieta, ya que hay muchos sub productos que contienen estas proteínas?

-Las proteínas de la leche de vaca son muy numerosas y aunque las caseínas son las más abundantes y, por regla general, las más alérgenas, no debemos olvidarnos de otras proteínas como las presentes en el suero, muy utilizadas en la industria alimentaria para la conservación y fabricación de gran parte de alimentos.

Es por ello que es frecuente encontrar proteínas de leche en carnes envasadas, embutidos, salsas, platos precocinados, bollería… ¡e incluso en productos de higiene!

Recomendaciones para tratar la alergia a la leche

-¿Se curan las alergias a la leche?

-La leche y el huevo son los alimentos más alérgenos en la infancia pero también los que más posibilidades de tolerancia tienen.

La alergia a la leche se cura en un porcentaje muy alto de los casos pero siempre dependerá de la historia clínica del paciente y del nivel de su alergia. En muchas ocasiones se cura de forma espontánea antes de los tres años considerándose un mal pronóstico de curación aquellos niños que llegan a los cinco años con niveles muy altos o síntomas muy severos. En estos casos, por suerte, existen los programas de inducción a tolerancia que se están llevando a cabo en muchos hospitales con un éxito casi absoluto de tolerancia de este alimento.

-Desde tu experiencia como madre de un niño con este tipo de alergia ¿con qué dificultades te has encontrado?

-Los tres problemas principales con los que me he encontrado son: falta de información; alimentos aptos muy caros y difíciles de encontrar en los supermercados habituales que todos frecuentamos y la escasa conciencia social que existe con respecto a este tema.

De la falta de información podemos ocuparnos los padres, buscando otras vías alternativas para saber más acerca de esta alergia y no quedarnos sólo con las cuatro cosas básicas que nos dicen en la consulta del pediatra.

Con respecto a los alimentos hay todavía mucho por hacer. Es cierto que cada vez aparecen más tiendas especializadas en alergias e intolerancias alimentarias pero los productos que venden siguen siendo muy caros y una familia media no puede permitirse el lujo de gastar semanalmente una gran cantidad de dinero en alimentos de primera necesidad como galletas, pan o leche.

Por suerte va surgiendo una conciencia a nivel empresarial que empieza a tener en cuenta a los alérgicos, incorporando a sus líneas de fabricación algún producto libre de proteínas de leche que podemos encontrar en los supermercados habituales. Sin embargo estos productos todavía son insuficientes (en un pasillo de un supermercado plagado de marcas de galletas tan sólo encontramos una o dos apta para este tipo de alergia) y en algunos casos el dudoso etiquetado y la presencia de trazas hace que acabemos rechazando el producto por falta de confianza en él.

Pero creo que el principal problema con el que me he encontrado es la escasa conciencia social. La gente no conoce esta alergia y en muchos casos se niegan a aprender más sobre ella. Prefieren aislar al alérgico para evitar problemas que intentar integrarle en las rutinas.

De este modo es difícil ir a comer a un restaurante porque no hay menús para ellos; los parques de atracciones o temáticos no suelen estar preparados para recibir a niños con alergias; en las fiestas de cumpleaños no sólo no hay meriendas apta sino que el alérgico se enfrenta a multitud de peligros potenciales; los Reyes Magos o Papá Noel reparten dulces sin tener en cuenta a los niños con este problema… ¡Podría seguir y no parar porque, por desgracia, el número de ejemplos de este tipo es tremendo!

Cómo tratar la alergia a la leche en la escuela y el hogar

-¿Cómo se maneja esta problemática en las escuelas este tipo de patologías, especialmente si los niños comparten sus comidas o sus meriendas?

-La escuela es uno de los grandes caballos de batalla con el que nos enfrentamos los padres, que de pronto debemos dejar a nuestro hijo alérgico al cuidado de personas que, en una gran mayoría de casos, desconocen totalmente qué es esta alergia y como se trata.

Sigue existiendo la tradición de celebrar los cumpleaños de los alumnos con comida en las aulas, de merendar en el patio sin ningún tipo de supervisión o de celebrar las festividades típicas del calendario con la comida como protagonista. Hasta que no se cambie esta mentalidad y nos demos cuenta de que los niños pueden pasárselo igual de bien con música, confeti y globos que con snacks, chocolate y caramelos, el colectivo alérgico seguirá teniendo en la escuela el principal problema social.

-Debe ser muy difícil para un niño no aceptar algún alimento que tenga prohibido por algún tipo de alergia, ¿cómo logras fortalecerlo para que no se sienta diferente?

-En el caso de mi hijo la alergia comenzó con tres semanas de vida por lo que ha crecido con ella y no sabe lo que es comer los alimentos que tiene prohibidos. Al no saber lo que es no lo echa de menos ni siente curiosidad por probarlos pues es plenamente consciente de que si lo hace puede enfermar.

Creo que lo que tenemos que hacer los padres es hablar mucho con nuestros hijos, pero hacerlo de forma natural, sin dramatizar y sin asustarles. Es importante que sepan que no pueden consumir ciertas cosas pero siempre tratar de ofrecerles alternativas para que no se sientan diferentes en ese aspecto. En cualquier caso, los niños asumen desde pequeños que todos somos diferentes: unos llevan gafas, otros son altos, otros bajitos… y otros no pueden tomar leche. En muchas ocasiones los problemas los generamos los adultos pues ellos lo asumen con mucha más naturalidad y normalidad que nosotros.

-¿Cuáles son los miedos más frecuentes de los padres de niños que sufren de algún tipo de alergia?

-En mi caso concreto mi mayor miedo es el rechazo social que pueda sufrir mi hijo. No quiero que nunca tenga que enfrentarse a una burla por parte de otros niños, a estar aislado en una fiesta o celebración por no poder comer lo que todos los niños o a no poder ir a una excursión con sus amigos por su alergia.

Imagino que los padres de niños con alergias muy graves temerán, lógicamente, por la salud y el bienestar de sus hijos. Nosotros tenemos la suerte de padecer una alergia moderada y fácilmente controlable por lo que, curiosamente, este aspecto me preocupa menos.

Consejos para tratar todo tipo de alergias alimentarias en los niños

-Por último, ¿qué sugerencias le brindarías a un padre que se ha enterado de que su hijo sufre un tipo de alergia alimentaria?

-Lo primero que recomiendo siempre es mantener la calma. En esos primeros momentos es normal sentir miedo, ansiedad y angustia hacia lo desconocido y las nuevas rutinas que se deben seguir. Pero sólo con calma lograremos ver las cosas en perspectiva. Debemos pensar que una vez diagnosticado, nuestro hijo sólo mejorará por lo que debemos ser especialmente conscientes del cambio en el estilo de vida que debemos llevar a partir de ese momento para contribuir a su absoluta recuperación.

Si en el entorno del afectado no hay más personas alérgicos también recomiendo buscar grupos de apoyo, blogs, páginas o foros que nos harán ver que no estamos solos y que como nosotros hay cientos y cientos de personas recorriendo el mismo duro (y también a veces enriquecedor y emotivo) camino.

Y sobre todo que no se encierren en sí mismos. ¡Las alergias hay que difundirlas!. Todos a nuestro alrededor deben saber que nuestro hijo es alérgico. La información es clave para evitar confusiones, rechazos o problemas de otro tipo. No podemos pedir a nadie que respete y se vuelque con la alergia de nuestro hijo si previamente no le hemos informado de todo y hemos procurado que nuestro mensaje llegue correctamente; sin dramas pero firme.

-¿Dónde te pueden encontrar nuestros lectores para compartir tus experiencias?

-Tengo un blog sobre alergia a las proteínas de leche de vaca en particular y alergias infantiles en general llamado “mi menú sin leche” (www.mimenusinleche.com).

Muchas gracias Silvia por compartir con nosotros todos tus conocimientos y experiencias.

¿Conocías que hay detrás de las alergias alimentarias?

1

No

3

¿Tienes algún tip para el tratamiento de este tipo de alergias
IMPORTANTE: La misión de "Salud familiar: cómo tratar las alergias más comunes, por Silvia Díaz" es ayudarte a estar informado, NUNCA sustituir la consulta médica.

2 Comentarios en "Salud familiar: cómo tratar las alergias más comunes, por Silvia Díaz"

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia
¡Cargando los comentarios!

Laura Duarte Vega ...

me interesa conocer todo sobre las alergias alimentarias, ya que a mi nieto lo acaban de diagnosticar y no tenemos información al respecto. su alergia es muy fuerte y tiene lesiones muy fuertes, sobre todo en los pliegues de su cuerpo, se rasca mucho y se sangra. su alergia es del alimentaria. desafortunadamente, no tengo ningún tip, pero les agradezco toda la información que me den al respecto.

0

30 de ago, 2014 - 00:57:09

Rita Isabel Gómez Betancourt ...

Soy alergica al huevo, no lo sabía hasta que me hice pruebas de alergia, durante años he sufrido de malestares estomacales, pero no podía saber,
Desde julio del año pasado estoy evitandolo y a todo lo que lo contenga, siento deseos de comerlo pero no me atrevo pues la última vez se me inchó la cara.
Sustituyo por otros alimentos, pero me gustaría poderlo comer así como las deliciosas panetelas.

0

25 de may, 2016 - 15:25:22

Escribe tu comentario en "Salud familiar: cómo tratar las alergias más comunes, por Silvia Díaz"

Comenta en Google+