¿Se puede comer anchoas en el embarazo?

¿Las embarazadas pueden comer anchoas?

¿Estás embarazada? Pues, si es así, puede que te preguntes si se puede comer anchoas en el embarazo. Lo cierto es que anchoas y embarazo parecen no llevarse muy bien. ¿Quieres saber por qué? ¡Acompáñame!

¿Qué son las anchoas?

Las anchoas son unos pescados que se preparan en salazón, como una semi conserva. Es decir que a diferencia de otras conservas, no son sometidas a ningún proceso de cocción. Precisamente, este proceso de conservación es lo que las diferencia de los boquerones, que si bien son similares a las anchoas, son conservados en vinagre y por lo tanto, tampoco son cocidos.

Lo cierto es que por estar crudos, no deberías comer ni anchoas, ni boquerones durante el embarazo, ya que corres el riesgo que contengan anisakis. Pero..., ¿qué es el anisakis? Pues bien, el anisakis es un gusano que puede causarte graves infecciones, ni hablar de lo que le puede causar a tu bebé en formación.

Propiedades de las anchoas

Sin embargo, sí puedes comer las anchoas que han sido bien cocidas a altas temperaturas, como algunas anchoas en lata que especifican que están libres de anisakis, como así también las aceitunas rellenas de anchoas.

En tal caso, ten en cuenta que las anchoas por pertenecer a los pescados azules, son ricas en ácidos grasos Omega 3, muy buenos para tu salud, ya que aumentan el colesterol bueno o HDL, a expensas del colesterol malo o LDL.

Comer anchoas en el embarazo

De lo dicho se desprende que si quieres comer anchoas en el embarazo debes someterlas a un proceso de cocción que supere los 60ºC o en su defecto, a un proceso de congelamiento durante al menos 24 horas y a una temperatura inferior a -20ºC.

En caso, que no quieras o no puedas someter tus anchoas a dicho proceso, puedes recuccrir a las industriales que especifiquen en su envase que están libres de anisakis. Recuerda que puedes consumir las aceitunas rellenas de anchoas, como así también, las pizzas con anchoas.

Por otra parte, las anchoas en conserva contienen demasiada sal, cuyo consumo no es en absoluto beneficioso durante el embarazo.

¿Qué no puede comer una embarazada?

Además de las anchoas elaboradas en casa, existen otros pescados y alimentos prohibidos en el embarazo. A continuación, te comparto algunos ejemplos para que los tengas en cuenta.

  • Salmón ahumado en ensalada. Definitivamente, no deberías comer salmón ahumado en ensalada. La razón es que en tal caso, el salmón no está cocido, sino sólo ahumado y el ahumado no es suficiente para eliminar el anisakis.
  • Atún, pez espada, lubina o tiburón. Tampoco deberías consumir pescados grandes como el atún, el pez espada, la lubina o el tiburón, ya que cuánto más grandes son los pescados, más mercurio absorben, con el riesgo que el mismo representa para tu futuro bebé.
  • Sushi con pescado. Tampoco deberías consumir sushi, puesto que la receta original se elabora con pescado crudo. y corres el riesgo que tenga anisakis con el consiguiente perjuicio para tu salud. Si en cambio, puedes consumir sushi vegetariano sin pescado.

¿Qué pescados has dejado de comer en el embarazo?

Salmón ahumado

Pez espada

Atún

Lubina

Tiburón

Sushi

Aceitunas rellenas de anchoas

Anchos saladas

Boquerones en vinagre

¿Qué otros alimentos dejarías de comer durante tu embarazo?

No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "¿Se puede comer anchoas en el embarazo?"

Comenta en Google+