Historia de los vinos: el avance de los romanos

Historia del vino: el avance de los romanos

Los romanos fueron quienes comenzaron con la plantación de las uvas de manera más ardua para conseguir vinos. Ellos se encargaron de sembrar viñedos en todas las zonas que colonizaban por aquel entonces, abarcando Africa del norte, España, la actual Francia e Inglaterra, entre otros. El éxito que tuvieron fue dispar, aunque en muchas de esas zonas, la costumbre se mantuvo con el paso del tiempo.

Dentro de la historia de los vinos, los romanos tienen gran parte de la culpa de que la bebida alcohólica más anciana de la humanidad haya progresado. Es que ellos se encargaron de sembrar viñedos en todos los lugares que ocupaban de su vasto imperio fueron ellos. Si bien la suerte fue dispar, muchas de las regiones cultivadas continuaron esa tradición, tal el caso de Francia o España.

En aquel entonces, el consumo se destinaba particularmente a las poblaciones locales y también para la misa. A partir de ese hecho, el vino se convirtió en algo de especial cuidado para los monjes y también para los monarcas devotos a la iglesia. Gracias a ellos, la calidad de los vinos fue refinándose cada vez más.

De todos modos, las mayores plantaciones de la etapa media de la producción de vinos, previo al descubrimiento de avances tecnológicos importantes, fueron obra y gracia de Carlomagno, en el siglo XII. Aun así, las mayores plantaciones que pudieron sobrevivir fueron aquellas que se encontraban cerca de ríos importantes, tal el caso del Garonne y el Loire en Francia o el Rhin en Alemania. En aquellos años, se tornaba muy dificultoso transportar las mercancías y el hecho de estar cercano a un río se hacía fundamental.

No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Historia de los vinos: el avance de los romanos"

Comenta en Google+