¿Qué es bueno para la relajación de los niños?

Consejos y trucos para la relajación de los niños

Los niños suelen ser bastante problemáticos a la hora de relajarse. Pero siempre puedes lograr que se calmen un poco. ¿Quieres saber qué es bueno para ayudarlos a relajarse? Lee esta nota y descubre más al respecto.

La relajación tiene muchos beneficios, entre ellos disminuir la ansiedad, el estrés, mejorar la memoria y hasta es efectiva para prevenir y tratar la depresión. Si bien en un principio quizás al niño o niña le parezca aburrido pero habla con él o ella y explícale que es una actividad agradable que tiene que probarlo para sentir sus beneficios.

La relajación en las escuelas

En varias escuelas a lo largo del mundo se comenzó a usar la meditación. Mejora la relación entre alumnos, con los docentes, ayuda a reducir la violencia y peleas en el aula, además de mejorar el desempeño a la hora de estudiar. Unos 5 a 10 minutos antes de comenzar la jornada de relajación y meditación acompañado de luces bajas y música tranquila dieron un excelente resultado.

Los docentes que fueron capacitados para dar estas clases de relajación respondieron un cuestionario luego de finalizar la experiencia piloto en algunas escuelas y el resultado fue muy positivo. Las maestras notaron que los alumnos estaban más tranquilos, serenos. Esto propicia un mejor ambiente para estudiar y relacionarse con sus compañeros y docentes. El trabajo en el aula es mucho más ameno y todos lo disfrutan mucho más.

Es que, tal como funciona en personas mayores, la relajación es muy efectiva en niños y es el mejor momento para comenzar a enseñar esta maravillosa técnica.

Cómo empezar la relajación

Aunque en las escuelas las sesiones de relajación se realizan cuando comienza el día, cualquier momento es bueno para hacer una pausa, concentrarse y respirar para calmar la tensión.

La cantidad de veces al día que realices relajación depende de tu necesidad, como mínimo es recomendable practicarla una vez al día, son sólo 10 minutos que te beneficiarán a ti o a tu niño durante todo el día. Lo ideal es hacerlo por la mañana y antes de ir a la cama por la noche.

  • Cómo empezar. La mejor forma de comenzar a practicar meditación con niños pequeños es proponerlo como un juego en el que tanto él como sus papás forman parte, de esta forma se verá mejor predispuesto, pues esta actividad significa pasar tiempo contigo.
  • Dónde hacerlo. Elige un espacio de la casa lejos de los ruidos y con un espacio cómodo como un sillón, una cama o un futón. Tanto tu niño como tú deben usar ropa cómoda que les permita moverse y concentrarse en la respiración y este momento tan especial.

Técnicas de relajación según la edad

Un niño puede comenzar a practicar relajación tan pronto como pueda responder a indicaciones simples. Cada persona es diferente y algunos niños pueden tener más facilidad desde un principio y otros menos, pero con la práctica todos pueden progresar mucho.

Desde los 2 años y medio y hasta los 6

Puedes comenzar a introducir técnicas de relajación como un juego, de esta forma el infante comienza a familiarizarse con los ejercicios y comienzan a formar parte de su vida cotidiana. Nunca es tarde para comenzar a practicar relajación o meditación, pero siempre es bueno comenzar temprano para hacer del ejercicio una costumbre.

Hay muchos juegos que puedes practicar con tu hijo, sobrino o alumno. Contar un cuento, ambientar con música tranquila y jugar con una pelota anti estrés puede ser un buen comienzo. El primer ejercicio que deben aprender se llama “tensión-distensión” y los ayudará a relajar sus músculos, una pelota blanda o un peluche son las mejores opciones para realizarlo. El niño debe tomar el objeto en cuestión y apretarlo y soltarlo lentamente.

Quizás una de los ejercicios más difíciles es la respiración, hasta a los más mayores nos cuesta. Debes enseñarle a inspirar por la nariz y exhalar por la boca pausadamente, para que el niños comprenda puedes explicarle que es como inflar y desinfle un globo.

Una vez avanzado en esos ejercicios puedes comenzar a incorporar imágenes y sensaciones, por ejemplo “imagínate que estas en la playa con arena tibia en tus pies, estás relajado…” o cualquier frase situándolo en un espacio que al niño le guste.

Comenzados los 6 y hasta los 9

Puedes comenzar a enseñarle técnicas estructuradas. Entre ellas la más común denominada progresiva que se basa en tensar y relajar los músculos del cuerpo, la pasiva que es parecida pero la relajación de los músculos se realiza desde la mente, no físicamente y la más compleja, la autógena. Ésta última es muy mental y se trata de manejar la pesadez de los brazos y piernas, regular los latidos del corazón y la respiración.

Pasados los 9 y hasta los 12

El niño ya podrá comenzar a elegir sus ejercicios preferidos y si todavía no ha empezado ya puede a practicar los ejercicios por su cuenta y sin supervisión. Pero esto sólo es posible si él tiene los ejercicios muy claros y ya maneja bien la respiración.

Si el niño ya lleva varios años practicando meditación a esta altura ya debe conocer bien los ejercicios y podrá aplicarlos en los momentos de su vida que lo crea necesario, por ejemplo si se enoja con algún miembro de la familia o en la escuela.

Desde los 12 y hacia delante

El niño ya convertido en adolescente tendrá incorporada la relajación como un hábito y podrá adoptarlo a sus necesidades y gustos.
Claro que estos tiempos están pensados en base a un niño que desde los 2 años comienza en el mundo de la relajación. Si se introduce después los tiempos pueden varíar, pero claro que un niño mayor puede avanzar más rápido y alcanzar a uno que comenzó de pequeño sin dudas.
La relajación y meditación son muy comunes en oriente, sin embargo en occidente aun no gonza la popularidad que merece. No sólo se ven resultados a corto plazo, sino que practicar ejercicios de relajación te ayudará a tener una vida más saludable y libre de estrés.

Todo lo que debes saber sobre la relajación

  • Aprende a relajarte. Antes de enseñarle a un niño relajación es importante que tu conozcas bien la técnica. Así el podrá aprenderla bien y podrás compartir momentos únicos.
  • Conoce técnicas de relajación. Las explicadas anteriormente no son las únicas técnicas que puedes aprender. Es bueno renovarse para no aburrir al niño y ni aburrite tú tampoco.
  • La risa como relajante. Un buen truco para introducir a los niños en la relajación es con divertidos ejercicios de risoterapia. Los divertirá e interesará.

¿Crees que las técnicas de relajación ayudan a los niños?

Gráfico de la encuesta: ¿Crees que las técnicas de relajación ayudan a los niños?

Si

9/0

No

1/1

No lo sé

1/0

Habría que probar

1/0

¿Qué haces cuando se porta mal?

No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "¿Qué es bueno para la relajación de los niños?"

Comenta en Google+