El Oro armonizador

La Tradición Occidental asocia al oro con el sol. En el planeta Tierra aparece por todas partes, si bien en algunos lugares en una proporción muy pequeña...

La Tradición Occidental asocia al oro con el sol. En el planeta Tierra aparece por todas partes, si bien en algunos lugares en una proporción muy pequeña. En muchos sitios lo encontramos diluido a la décima potencia decimal, una parte en 100 millones. Las aguas del mar contienen una parte en 10 millones. El granito contiene una parte por millón. La Diabasa 0.7 y el Basalto 0.2. Por lo general las rocas más ricas en ácido silícico son las más ricas en oro.

Tan sólo podemos recuperar, mediante precisos métodos extractivos, una pequeña cantidad. La mayor parte sirve para "homeopatizar" la Tierra. Existen grandes depósitos de oro por descubrir en todos los continentes.

África, el continente del León, es el más rico en Oro. También es el que muestra con más claridad los efectos del sol en su clima. Este continente solar es también el del Oro. El centro de gravedad de este metal en la tierra.

Lo encontramos asociado a la Sílice, portadora de una cualidad lumínica y muchas veces al Hierro, tal como sucede en la Calcopirita Aurífera. Allí muestra su relación con el Hierro y el Azufre. Actúa muchas veces como un principio de conexión rítmica entre el Cuarzo y el Azufre. También en el centro del ser humano encontramos la sede de la actividad del Oro, ya que está relacionado con la esfera cardiaca. Tenemos por una parte la zona neurosensoria, abierta al mundo de la luz y relacionada con los procesos de la Sílice y la parte metabólica que emplea el Azufre para construir sustancias y conducirlas a la circulación sanguínea influida por el Hierro. Entre ambos extremos, en el centro -sistema rítmico- que trata de armonizarlos se sitúa el corazón, relacionado con el Oro.

El Oro es un metal entre la luz y la gravedad. Es 19 veces más pesado que el agua. Lleva en su seno los principios de luz, fluidez elástica y gravedad. Los antiguos buscaban estos principios en las sustancias terrestres para buscar información sobre la materia según se relacionaban entre ellos. Consideraban un principio de la naturaleza luminosa cósmica -Sulfur-, otro terrenal -Sal- y conectando ambos uno rítmico, medio cósmico, medio terrenal -Mercurial- En sus procedimientos alquímicos buscaban separar estos tres principios. Encontraron que en el Oro era la tarea más difícil de realizar, siendo este metal incluso más difícil de destruir que de construir. Eso expresa de forma asombrosa sus fuerzas internas de cohesión.

No se conoce por completo el significado de la dinámica del Oro como oligoelemento. Se sabe que influye sobre el crecimiento y la división celular, que normaliza -en su estado coloidal- el aceleramiento de la velocidad de sedimentación, frena la coagulación sanguínea, moviliza el sistema retículo endotelial, favorece la oxidación, estimula el principio adeno-corticotrópico y coordina las acciones del sistema neuro-vegetativo. .

Los procesos Oro de la circulación constituyen procesos de control global del organismo que reúne las polaridades y las mantiene en equilibrio.

El Dr. Rudolf Steiner explico como el Oro transforma la sangre en portadora de lo espiritual. De este modo el sistema cardio-vascular se constituye en el centro del ser humano, órgano solar mediante el cual el YO actúa por medio de la organización aérea - lo anímico- y líquida -procesos de vida- hasta la actividad de las sustancias físicas. El embrión en el seno materno es conducido a su madurez mediante el calor del sol del microcosmos -es decir, del corazón, del proceso Oro-Páracelso-.

El Oro está relacionado con los procesos de hematopoyesis manteniendo la normalidad funcional dentro de la médula de los huesos. La intoxicación con Oro paraliza estas funciones - anemia, agranulocitosis- que puede llegar a la aplasia medular. En dosis homeopáticas consigue influir en la anemia y la leucopenia.

Un sistema de equilibrio sutil del Oro actúa en el seno de la sangre. Se manifiesta en la constancia de sus constituyentes - isotonía- isoionía-, composición y temperatura, que se mantienen iguales en límites muy estrechos, y constituyen la base fisiológica de nuestra conciencia de vigilia. Según Paracelso la energía del Oro reúne las dinámicas básicas - Sulfur, Mercurio y Sal- en una unidad funcional.

Las perturbaciones del proceso Oro se expresan mediante trastornos de origen cardiaco con pérdida del equilibrio psíquico y tendencia a la expansión maniaca de cara a su entorno o bien a la retracción en sí mismo, egocéntrica y depresiva. A nivel terapéutico el Oro puede tratar estos desequilibrios.

Cuando en una persona son insuficientes las energías solares se manifiestan en una necesidad de luz y calor. El sujeto sufre por una carencia de LUZ INTERIOR. Está como congelado, captado por una tendencia egocéntrica. Su pensar está ciego a todo ideal y como atado a lo material, incapaz de acceder al mundo de las ideas, y a entusiasmarse por las aspiraciones de la humanidad. Los ideales más elevados le dejan frío.

Su corazón es incapaz de calentarse y de amar la vida en profundidad. La falta de un sano sentimiento de sí mismo y del gusto por la vida, la carencia de auto-estima, la melancolía, la auto-acusación sin fundamento, la angustia, le quitan toda seguridad y le impulsan a la desesperación.

El "carente de sol" no se atreve a comprometerse a fondo y no se siente capaz de afrontar las tareas que le esperan. Su ojo psíquico sólo ve la mitad de las cosas, "el lado oscuro de la vida". La existencia se vuelve para ellos una carga demasiado pesada.

La sabiduría popular habla de un "corazón de Oro". De un "corazón cálido", lleno de benevolencia y de compasión. Un "gran corazón" reúne todo en su amor. El "corazón frío" o "corazón de piedra", describe a un egoísta, una persona "sin corazón", al que la alegría y los sufrimientos de los demás le dejan insensible. El "corazón que sangra" o el "corazón roto" expresa el dolor que le quita la vida.

La tradición ve en el proceso Oro del corazón al portador del YO. En este símbolo del corazón se ha concentrado el ser psíquico, moral y espiritual. En el corazón localizamos también el punto central en relación con el conocimiento de si mismo: lo que nos mantiene en la conciencia terrestre de la vigilia es la fuerza que actúa en el Oro. Allí donde físicamente se encuentra el músculo cardiaco se reúne todo lo que nos da un punto fijo de referencia. En el corazón está el centro por excelencia que nos impide hundirnos, escapar hacia arriba, desviarnos a la derecha o a la izquierda. En fin, lo que nos mantiene. Con el corazón se relaciona el bienestar orgánico, el coraje, la armonía.

El YO dirige mediante la conciencia que proporciona el Oro, por medio del corazón, toda la vida psíquica humana al igual que el Sol gobierna todo el sistema solar por medio de su fuerza y energía.

El Oro tiene un efecto muy armonizante que atempera el Ser y le conduce a un equilibrio interior.

La experiencia espiritual desvela los caracteres de la conciencia del corazón: en la parte superior del órgano se encuentra la fuerza de la conciencia, por la cual el corazón humano se diferencia del animal. Desde esta parte se produce AURICULINA un péptido que armoniza el polo superior e inferior. Esta fuerza viva se expresa mediante una conciencia ética que no recurre al intelecto: vive en el respeto y el conocimiento de Dios, en el conocimiento doloroso de si mismo, la humildad, la compasión y la bondad, en impulsos poderosos para buscar el bien, la verdad y la belleza, que son ajenos a los animales.

Esta fuerza del corazón tiene carácter puramente espiritual. Tiene su sede física en la parte superior del corazón, en tanto que el intelecto, en tanto que fuerza anímica, tiene su sede en el cerebro.

El corazón es la verdadera sede - como afirman todas las genuinas tradiciones- de la vida espiritual cuando está centrada y no influida por fuerzas opositoras a la evolución humana.

En el corazón humano se generan las convicciones profundas que condicionan a la voluntad. Del corazón surgen los impulsos que conducen a la transformación interior.


Trastornos psíquicos de origen cardiaco.

Una sobrecarga del proceso Oro conduce a la excesiva extraversión, a la manía. Se genera un humor demasiado alegre, un aumento de la actividad intelectual, de energía y de fuerza para acometer todo tipo de empresas. Poco a poco la excitación y la prisa se incrementan. Se siente que nada va lo suficientemente deprisa, como uno espera. La conciencia se embota, con aumento de las emociones y disminución de las inhibiciones. Se hipertrofia el yo. Hay manifestaciones incontroladas d de la voluntad. Excitación y violentas explosiones de cólera, a veces locura furiosa y humor maníaco.

Un déficit del proceso conduce a la introversión, a la depresión. La dinámica solar se paraliza. Se incrementa el frío psíquico. Falta la ilusión, las ganas de vivir. Parece que la vida ya no tiene sentido. La persona se dirige auto-acusaciones sin fundamento. Hay falta de confianza en si mismo. Falta de decisión. Muchas veces angustia, disgusto ante la vida, y a veces tendencias suicidas

Estos dos trastornos psíquicos polares se pueden mejorar muchísimo mediante plantas que contienen Oro en pequeñísimas concentraciones o en el nivel etérico, como el Hypericum Perforatum o hierba de San Juan o mediante Oro homeopatizado en la dilución adecuada adaptada a cada caso.

También la terapia funcional con oligoelementos nos proporciona el COBRE-ORO-PLATA que armoniza los tres polos: neurosensorio -Plata-, rítmico -Oro- y metabólico-motor -Cobre-.

Cuando utilizamos Oro en diluciones medias - desde D12 hasta D15- regularizamos de modo específico el ritmo cardiaco y la circulación sanguínea, mejorando mucho la armonía a nivel psíquico.

En altas diluciones - D20 a D30- actúa como fuerza de luz. Ayuda poderosamente en tendencias depresivas.

En baja dilucción - D6 a D10- va mejor en casos de expansionismo maniaco y la excitación.

Existen muchas sales de oro que también se pueden utilizar. Y también se puede utilizar combinado con Hyperico. Por ejemplo Hypericum Perforatum aurum cultum D15. Es Hierba de San Juan cultivada en terreno enriquecido con alguna sal de oro.

Son muchas las posibilidades del Oro para armonizar al ser humano. Sirvan estas líneas para iniciaros en el conocimiento de los posibles usos de este maravilloso metal que no es otra cosa que sol cristalizado.

Algunos articulos relacionados que te pueden interesar

2 Comentarios en "El Oro armonizador"

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

¡Cargando los comentarios!
Noemi Madrid

Disfruté mucho de esta nota

maria

grandioso|


Escribe tu comentario en "El Oro armonizador"

Comenta en Google+

En Innatia nos gustaría saber como te ha servido este artículo.

¿Quieres compartir cómo te fue? Accede aquí... y ¡comparte tu experiencia!

http://www.innatia.com/s/c-espagiria-alquimia/a-oro-armonizador.html