La Cromoterapia y sus principios ancestrales

Colores para la armonía del ser

Utilizando los colores para buscar el equilibrio del ser humano y una armonía en su salud, la cromoterapia desarrolla principios que tienen origen en el Antiguo Egipto y Grecia.

La cromoterapia usa los 7 colores del espectro solar para equilibrar al ser humano, con una gran influencia además de la medicina ayurvédica de la India.

Según explican los expertos en esta disciplina, los siete colores utilizados (rojo, naranja, amarillo, verde, azul, índigo y violeta) se corresponden con los siete chakras principales, que forman parte de la constitución energética básica del ser humano.

Ante esto, resulta vital de acuerdo a los estudios en cromoterapia el equilibrio entre los chakras, para lo cual los colores pueden brindar un importante aporte.

Si se registra equilibrio, sin que exista supremacía o falta de energía en alguno de los centros que se corresponden con cada color, el hombre se encuentra en armonía física, emocional, mental y espiritual.

Cuando sobreviene un desequilibrio en esta armonía, el ser humano siente un desfasaje en alguna de las áreas mencionadas. Teniendo en cuenta lo sostenido por sus cultores, en ese caso la cromoterapia puede corregir o prevenir estos desequilibrios, favoreciendo una mayor calidad de vida e incrementando la salud del hombre.

Por supuesto, estos tratamientos deben ser utilizados de forma complementaria a la medicina tradicional y nunca suplantarla.

En una primera consulta, el cromoterapeuta analiza individualmente el caso de cada paciente y su estado energético, estableciendo un tratamiento personalizado que apunte a los colores necesarios y a su correcta utilización.

Créditos de la imagen


No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "La Cromoterapia y sus principios ancestrales"

Comenta en Google+