Ciclos del agua

El otro ciclo del agua

Para realizar sus funciones fisiológicas, nuestro cuerpo necesita consumir unos cuatro litros de agua al día –cantidad que solemos incorporar a través de los fluidos y alimentos que ingerimos en nuestra dieta. Si consumimos menos de esa cantidad, corremos el riesgo de desequilibrar el ciclo que el líquido vital cumple, con precisión casi matemática, en el organismo del ser humano.

Ciclos del agua Los dos ciclos del agua…

Mucho se ha escrito sobre el ciclo del agua en la Naturaleza, sin el cual la Vida en nuestro planeta sería imposible. Pero en nuestro cuerpo, el agua desarrolla otro ciclo igualmente importante para nuestro bienestar.

Día tras día, y desde hace 5 mil millones de años, el Sol, puntual y rutinariamente, baña a la Tierra con su intensa luz. Esa energía es tan fuerte que –según el astrofísico norteamericano Paul Davies- equivale a la explosión de 15 mil millones de bombas atómicas (como las de Nagasaki) cada segundo.

Gracias a tan inmensa fuerza, el agua de los océanos se convierte en ligero vapor de agua, el cual, al ascender a las frías alturas de la atmósfera, se condensa y se transforma en nubes. A su vez, las nubes desparraman abundante agua dulce sobre los continentes, permitiendo que todas las especies animales y vegetales prosperen.

Este ciclo del agua se repite a cada instante en cada rincón del planeta, y gracias a él, la Vida es posible.

Sin embargo, hay otro ciclo del agua tan importante como el que acabamos de describir: ¡el que ocurre dentro de tu cuerpo!


Utilizamos un litro de agua al día para respirar

El aire ideal para respirar debería ser húmedo, cálido y limpio. Lamentablemente, no siempre es así.

El milagro de la respiración comienza en la nariz. ¿Te imaginas si todas las bacterias contenidas en el aire penetraran en nuestro organismo? Simplemente, moriríamos al instante. En las lágrimas y secreciones mucosas vertidas en la nariz existe una enzima llamada lisozina, la cual aniquila a las bacterias.

Por otra parte, el aire citadino contiene una carga fatal de polvo que obstruiría nuestros pulmones. Para evitar tal colapso, los conductos respiratorios segregan una película adherente de materia mucosa que atrapa al polvo y deja pasar al aire.

Este proceso de humidificación de los ojos, la nariz y los conductos respiratorios requiere de, al menos, dos tercios de litro de agua al día. Sin esa humedad, nuestro sistema respiratorio se taponaría de residuos sólidos y dejaría de funcionar en cuestión de pocos minutos.

A esto tenemos que sumar el hecho de que solemos respirar de 14 a 18 veces por minuto. En una hora, respiramos un poco más de mil veces. En un día, 26 mil veces. Y en un año, casi 10 millones de veces. Para realizar tan arduo trabajo, nuestros pulmones nos piden apenas un tercio de litro de agua al día.

Suficiente agua… ¡y poca sal y sol para tu piel!

La salud de tu piel tiene tres aliados principales: un manejo sano de las emociones, una buena alimentación y el consumo suficiente de agua potable cada día.

La piel refleja nuestras angustias y alegrías: su aspecto guarda estrecha relación con nuestro estado de ánimo. Es raro que una persona feliz no tenga una piel limpia y brillante, no importa cual sea su edad.

Si tu alimentación es deficiente, no tardarán en aparecer anomalías en tu piel. El exceso de grasa, alcohol, azúcar o harinas se manifestarán con acné, erupciones y otros padecimientos.

El conjunto de células de tu piel utiliza un poco más de un litro de agua por día para mantener su aspecto lozano. Tomar varios vasos de agua al día es el secreto de belleza más eficiente y económico que se conoce.

Los dos principales enemigos de la piel son el exceso de luz solar y el consumo desmedido de sal. El sol en demasía acaba con la capa de grasa de piel. Sin esta grasa, la piel pierde su elasticidad y frescura… ¡y se arruga!

Con el paso de los años, al organismo le cuesta más y más eliminar el exceso de sal. La sal estira la piel, la cual, posteriormente, se arruga.

Los egipcios utilizaba sal para preservar a sus momias… pero, ¿quién quiere tener el cutis de una momia? La mejor manera para eliminar la sal superflua del cuerpo es beber una suficiente cantidad de agua.

Cada pensamiento tuyo fluye a través del agua

El sistema nervioso es una suerte de acumulador eléctrico que produce una corriente directa de un décimo de voltio. La carga eléctrica, el chispazo con el cual cobran vida los pensamientos, se produce por la combinación de dos minerales: el sodio y el potasio. Estos obran en los tejidos nerviosos, los cuales están bañados de un líquido que está constituido principalmente por agua. Sin ese revestimiento acuoso, los pensamientos no podrían fluir.

Una buena dosis de minerales en nuestra alimentación y un tercio de litro de agua al día son indispensables para el óptimo funcionamiento del sistema nervioso. Es por eso que cuando vamos a la playa nos sentimos tan bien: el aire marino es húmedo, caliente, rico en sodio y otros minerales beneficiosos. En tal entorno, nos sentimos espléndidos, vivaces. En cambio, el aire citadino está contaminado y es pobre en minerales.

Los riñones purifican una tonelada de sangre al día

Los riñones son los responsables del equilibrio químico del cuerpo y regulan la cantidad de agua justa que debe haber en la sangre. Cada día, son capaces de purificar una tonelada de sangre (es decir, 1.000 litros), la cual, por supuesto, circula constantemente por el cuerpo.

Sin embargo, estos potentes órganos, que pesan unos 200 gramos y tienen el tamaño de un puño, podría eventualmente purificar el doble de esa cantidad. Por eso es que una persona puede donar un riñón y seguir viviendo de manera normal.

Los riñones seleccionan y absorben aminoácidos vitales, proteínas, glucosa y minerales. Desechan residuos y el exceso de agua del cuerpo. Para llevar a cabo este enorme trabajo, que supera en eficiencia al de cualquier planta de potabilización inventada por los seres humanos, los riñones consumen casi dos litros de agua al día.

Sin agua no hay digestión que valga

El proceso completo de la digestión, desde que consumimos los alimentos hasta que los desechos salen del organismo, toma unas 18 horas. En el mismo, utilizamos a diario, como mínimo, un tercio de litro de agua.

Una vez que la comida es parcialmente digerida en el estómago, pasa al intestino delgado, donde se realiza la parte más importante del proceso digestivo. En unas cuatro horas, el intestino delgado separa las proteínas, aminoácidos, minerales y demás substancias beneficiosas.

La comida indigerible pasa luego al intestino grueso. Allí se absorbe una parte de agua y azúcar, mientras que el resto prosigue como materia fecal hasta el recto.

Muchas personas padecen estreñimiento porque no consumen alimentos ricos en fibra, tales como frutas, cereales integrales o granos, y porque además consumen mínimas cantidades de agua.

En la Naturaleza, el agua cumple puntualmente un ciclo que permite el desarrollo de la Vida. En nuestro cuerpo (constituido en 70% por el vital líquido), el agua desarrolla otro ciclo de igual importancia para nuestra salud y bienestar. Ya lo ha dicho un poeta: ¡el agua borra todas las heridas del cuerpo… ¡y del alma!

Fuente de la imagen

Algunos articulos relacionados que te pueden interesar
Carmelo Urso


Periodista, escritor y creador del blog En Tiempo Presente.


3 Comentarios en "Ciclos del agua"

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

¡Cargando los comentarios!
matias

ciclodel agua

Pamela Franshesca Vilela Hurtado

guau esta bacancicimo
chevere
:*

isabelamaria gandara rivera

me gusto lo de los riñones,miren a mi no megosta el agua pero desde el sabado me meti a esta pagina y me facino, siempre la veo,los invito a colombia


Escribe tu comentario en "Ciclos del agua"

Comenta en Google+

En Innatia nos gustaría saber como te ha servido este artículo.

¿Quieres compartir cómo te fue? Accede aquí... y ¡comparte tu experiencia!

http://www.innatia.com/s/c-casa-sana/a-ciclos-del-agua.html