Bioconstrucción: localización de los edificios

Donde ubicar las construcciones para evitar radiaciones negativas

La localización de los edificios en sitios libres de radiaciones negativas es otro de los pilares de las técnicas denominadas como bioconstrucción.

Mediante los desarrollos de la geobiología, los seres humanos hemos descubierto que las radiaciones, los campos de fuerza y la calidad de la atmósfera nos afectan en todo sentido, desde nuestro estado de ánimo hasta nuestra salud mental y física.

Aunque la humanidad ha sabido sobrevivir entre radiaciones cósmicas, la radioactividad terrestre, y otros campos energéticos naturales, y que le ha sumado últimamente a esto las ondas de la radio y la televisión, las microondas de la telefonía celular y la contaminación sonora de todo tipo, los efectos negativos existen y deberían ser evitados.

En situaciones de tormentas, por ejemplo, o en zonas dominadas por fallas o corrientes subterráneas, estas energías se alteran y pueden afectar nuestra salud, al no respetar los patrones indicados para el funcionamiento celular humano. Otro tanto sucede con las radiaciones provenientes de los distintos y múltiples aparatos tecnológicos comunicacionales que resultan imprescindibles en la sociedad actual.

Por eso, uno de los criterios básicos de la bioconstrucción es optar por localizaciones para los edificios en donde la energía procedente del suelo y de las actividades humanas no altere la salud de los habitantes, sino que aumente su nivel de energía.

Un edificio sano, por lo tanto, debe estar construido en un entorno amable y silencioso, sin fallas ni corrientes subterráneas, y a su vez no debe alterar el campo magnético natural.

Asimismo, un hogar ecológico no debe nunca situarse en lugares donde la presencia y la actividad humana puedan afectar la dinámica de un ecosistema determinado.

Como todo aquello que no vemos ni tocamos, las radiaciones y sus efectos negativos parecen escapar al entendimiento humano común y cotidiano. Sin embargo, las evidencias científicas sobre sus consecuencias aumentan año tras año, abriéndonos a la percepción de un universo tan fascinante como inexplorado.


No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Bioconstrucción: localización de los edificios"

Comenta en Google+