Amamantando bebés para estimular su desarrollo

Efectos de la leche materna contra las enfermedades de la primera infancia

Sin duda la mejor alimentación que puede recibir un recién nacido es la leche de la madre. Esta posee componentes que convierten a la leche materna en única. Por eso, amamantando a los bebés se estimula su desarrollo. Tal es así que la leche materna, ejerce una acción efectiva contra las enfermedades de la primera infancia.

La leche materna ha sido ampliamente estudiada por varias razones, para conocer que componentes posee y cómo estos actúan sobre el bebé y para tratar de elaborar una leche que la iguale. Este último punto es casi imposible de lograr, ya que el vínculo que se establece entre madre e hijo durante la lactancia es imposible de imitar.

Dentro de las investigaciones realizadas se han descubierto diferentes componentes que actúan directamente en la prevención de las enfermedades en la primer infancia, los cuales tienen influencia directa sobre el desarrollo del bebé.

  • Componentes humorales
    Inmunoglobulinas: En la leche materna se han encontrado todas las inmunoglobulinas presentes en el humano. La mayor concentración de ellas se encuentra en el calostro (primera leche en bajar). La inmunoglobulina que se encuentra en mayor proporción es la inmunoglobulina A. Estas inmunoglobulinas se unen directamente a las bacterias y virus, inhibiendo su colonización en el tracto digestivo del recién nacido, evitando de esta forma su acción. Además, se han encontrado numerosos anticuerpos contra virus que causan enfermedades en muchos casos mortales a niños menores de 5 años.
  • Compuestos humanos no específicos
    Son factores antibacterianos que tienen una acción protectora contra bacterias específicas que pueden causar enfermedades durante el primer año de vida. Entre ellos se encuentra el factor bífido, lactoferrina, lisozima, etc.
  • Compuestos celulares
    Dentro de este grupo se encuentran los macrófagos, células que destruyen diferente tipo de agentes bacterianos y virales, tales como escherichia coli, estafilococus aureus, herpes simple 1. Además se pueden encontrar los linfocitos B, que protegen al bebé de distintas enfermedades como, meningitis neonatal, infecciones del aparato digestivo, respiratorio y genitourinario.

El bebé al nacer se expone a diferentes agentes virales, bacterianos y micóticos y para poder afrontar mejor las diversas enfermedades, es necesario que sus defensas se encuentren fuertes y bien desarrolladas. Para ello, es importante que su alimentación sea a base de leche materna. Ésta es la más completa para que el bebé pueda desarrollarse en forma adecuada y saludable.


IMPORTANTE: La misión de "Amamantando bebés para estimular su desarrollo" es ayudarte a estar informado, NUNCA sustituir la consulta médica.

No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Amamantando bebés para estimular su desarrollo"

Comenta en Google+