Las nuevas siete maravillas del mundo moderno

"Las siete nuevas maravillas del mundo". ¿Buena idea o cuestión de marketing?...

En España se ha vivido con especial intensidad la votación que a nivel mundial ha decidido la declaración de siete parajes como "maravillas del mundo", por motivos evidentes: la Alhambra de Granada optaba a ser una de ellas.

En el siglo III antes de Cristo, el mundo helenístico creó –no se sabe a ciencia cierta si a manos de un tal Filón de Bizancio, de su compatriota Antípatro de Sidón o incluso de Heterodoxo- una lista de obras de arte consideradas como las más bellas y notorias de su era, estableciendo así, casi sin saberlo, uno de los más importantes hitos de unidad u homogeneidad de la Antigüedad anteriores a la era de la dominación romana. Nacía de esta forma la lista conocida como "Las Siete Maravillas". De las obras de arte y monumentos que formaban la lista original sólo una sobrevive actualmente: las pirámides de Gizeh, en Egipto. Las demás -los jardines colgantes de Babilonia, la estatua de oro de Zeus en Olimpia, el Coloso de Rodas, el Templo de Artemisa en Éfeso, el Mausoleo de Halicarnaso y el Faro de Alejandría- desaparecieron hace siglos.

De la octava maravilla sólo podemos decir que no existe: tal denominación surgió como medio coloquial para elogiar un lugar, un objeto o incluso una persona de características extraordinarias, bellas, precisamente con la retórica y vana intención de engrosar una lista inamovible en número.

La destrucción, a manos de los talibanes, de los Budas gigantes de Bamiyán en 2001 hizo surgir la loable idea de promover una nueva votación a nivel mundial que diera lugar a una nueva lista, algo así como las Siete Maravillas del Mundo Moderno. El contexto, bien distinto al que envolvió a la creación de la lista antigua, convierte a la nueva en expresión de la globalización reinante actualmente.

Los ganadores, y por consiguiente, nuevas Siete Maravillas, tras la no inclusión de la Alhambra de Granada, son la Gran Muralla China; la estatua del Cristo Redentor, en Río de Janeiro; la Ciudad de Petra, en Jordania; el Coliseo de Roma; la ruinas incas de Machu Picchu, en Perú; la ciudad maya de Chichén Itzá, en México, y el Taj Mahal, en la India (que teóricamente ocupa el sitio que hubiera ostentado la Alhambra, de haber sido elegida).


No hay comentarios

Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Las nuevas siete maravillas del mundo moderno"