Tomar café en Turquía, expresión de buen gusto

El café local en Turquía, calentado lentamente en un recipiente especial y servido en pequeños pocillos con una ligera espuma encima, es una tradición que data del siglo XVI...

Tomar café en Turquía es toda una ciencia. La estimulante bebida se toma desde el siglo XVI y, en este país, requiere de un ritual especial.

El sabor, aroma y carácter del café negro turco supone toda una experiencia gratificante para nuestros sentidos. La textura de su presentación, su sabor amargo y su color intensamente negro, significa para muchos el símbolo distintivo de la tradición turca.

Con el paso del tiempo, los turcos han aprendido a tomarlo de diferentes maneras, como capuchinos, café con leche o incluso con el té. Pero lo que verdaderamente convierte a esta experiencia en especial es la forma de ingerirlo en un recipiente especial que ha sido calentado a fuego lento y que se sirve en pequeños pocillos sobre los que sobresale una ligera espuma. Esta tradición data del siglo XVI y prepararlo así, requiere una especial dedicación y entrega, propia de las cosas bien hechas.

El café se ha servido tanto en los compromisos matrimoniales, como a la hora de predecir el futuro y también se relaciona con los antiguos rituales de hospitalidad. De hecho, en Turquía tomar café se asocia con amabilidad y sociabilidad: "una taza de café significa 40 años de amistad".

A pesar de las múltiples formas en las que ahora se toma el café en Turquía, producto de la influencia occidental, existen muchos turcos que señalan que el té, la variedad dulce y negra que se sirve en vaso, es incluso más turco que el café, por antigüedad, historia y consumo. De hecho, tal y como señala Hamdi Akan, profesor de medicina de la Universidad de Ankara, quién realizó una encuesta en su portal web, sugiere que cada vez más gente piensa que el té, más barato, cultivado localmente y muy promocionado internacionalmente, refleja mejor la cultura turca, incluso más que el café.

En los últimos años, la importación de café de Brasil se ha mantenido constante en torno a las 9.000 toneladas, mientras que el consumo total de té pasó el año pasado a las 220 mil toneladas, superando las 150 mil de hace apenas cinco años.


No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Tomar café en Turquía, expresión de buen gusto"

Comenta en Google+