Yoga, tantra y bienestar, según Ramiro Calle

'Es el yoga que nos enseña a encauzar y dominar las energías, una enseñanza para ser conscientes de nuestro ser y de la actividad sexual', explica el introductor del tantra en España (en 1971) y pionero en la enseñanza del yoga, Ramiro Calle

Según los seguidores del sexo tántrico, el yoga nos ayuda a conseguir un estado de conciencia espiritual, vital a la hora de practicar sexo.

Los seguidores del sexo tántrico señalan que mirarse a los ojos es fundamental para lograr la conexión con el ser amado y creen que el yoga, ayudaría a las personas a mejorar sus relaciones sexuales, aunque también niegan que se trate de una práctica para lograr ser el mejor acróbata en la cama. Con el yoga, se estaría adquiriendo un estado de conciencia espiritual dentro de lo que los expertos denominarían “amor consciente”.

El tantra es una técnica milenaria, muy de moda ahora en Occidente pero que se remonta a la antigüedad, cuando se empleaba para sanar y como vehículo para alcanzar una mayor longevidad. Según Ramiro Calle (www.ramirocalle.com), introductor del tantra en España (1971) y pionero en la enseñanza del yoga en nuestro país "es el yoga el que nos enseña a encauzar y dominar las energías, una enseñanza para ser conscientes de nuestro ser y de la actividad sexual".

El yoga está muy lejos de la interpretación que se ha dado del kamasutra, definido como tantra. Se trata de liberar la mente para lograr una apertura espiritual y afectiva que nos permita alcanzar el "sentimiento de amor cósmico", señala Ramiro Calle, quién, además, cree que existe mucho engaño en torno a este tema, con demasiados cursos de tantra que no aportan nada. Según sus propias palabras "hay más caraduras por metro cuadrado de lo imaginable".

Según Ramiro, el tantra yoga nada tiene que ver con manuales eróticos ni con el kamasutra. De hecho, “sólo existe una postura erótico-ritual recomendada por el tantra: la mujer sentada sobre el hombre, ambos con las piernas dobladas, en postura meditacional, alineando todos sus centros nerviosos o chakras, para que haya una comunicación entre el cuerpo y el alma”.

En esta postura habría penetración y los que la practiquen “deberían tener ciertos conocimientos del yoga físico, la respiración, las posturas, los chakras y la filosofía yogui”, asegura Ramiro.

No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Yoga, tantra y bienestar, según Ramiro Calle"

Comenta en Google+